LEY DE LA ATRACCIÓN: CÓMO DEJAR IR PARA DEJAR LLEGAR.



¿Cómo suelto a mi ex? ¿Cómo dejo ir el pasado? ¿Cómo libero mis creencias en la carencia? ¿Cómo corto con mis patrones tóxicos? ¿Qué hago para dejar ir lo que ya no me funciona?

Estas son preguntas que he recibido últimamente de mis seguidores y alumnos y soy firme creyente de que todo en la vida es un espejo, de modo que cuando empecé a ver por todos lados frases sobre soltar y dejar ir, me fui directamente a mirar dentro de mí. ¿Qué me está queriendo decir el universo con esto? ¿Qué es eso que tengo que soltar ahora?


La respuesta que recibí me sorprendió porque no fueron palabras, sino sensaciones que se traducían en una sola palabra: “tanto”…tengo tanto que soltar o dejar ir, tanto que me pesa, tanto que cargo, tanto que hago, tanto que pienso, tanto que siento o no me dejo sentir.


El sólo darme cuenta de esto fue una gran liberación, pero después de ello vino la pregunta del millón, la que tantas personas venían reflejándome en los últimos días: ¿Y cómo le hago para dejar ir todo eso?

Renunciando a dejarlo ir.


Esta creencia de que tenemos que soltar o dejar ir algo, parte del principio de que sostener o aferrarnos a ese algo es malo, cuando la realidad es que ese algo lo elegiste en su momento porque lo necesitabas, porque era parte de tu forma de ser o actuar en ese momento y porque era el siguiente paso para tu toma de consciencia, tu sanación y tu evolución.


Quizá como yo eres mamá y con esta pandemia y las clases en casa te pesa no tener tiempo para ti y para tus cosas, o quizá lo que te pesa es la relación tóxica que no has podido soltar en años o tu miedo constante a la carencia.


Elegiste esa relación tóxica porque la necesitabas para tocar tus heridas y elegir sanarlas, elegiste esa falta de tiempo y espacio porque creías que necesitabas sacrificarte a ti misma para ser buena madre, elegiste creer en la carencia porque necesitabas aprender a apreciar lo que sí tienes en tu vida, incluyendo tus talentos. Y ahora crees que tienes que soltar la relación, la sobreprotección o la carencia porque si no los sueltas no podrás avanzar, elegir ni recibir algo diferente pero…¿y si no se trata de dejar ir sino de asentir?


Asentir significa decirle “sí” a la parte de ti que en su momento necesitó de ese algo para ser quien era, y el algo seguirá estando ahí hasta que estés listo para ser una nueva versión de ti mismo que ya no lo necesite, de modo que cuando te fuerzas a soltar algo, duele, cuesta mucho trabajo porque la parte de ti que ya no requiere del algo aún no está lista para vivir sin ello, y no está lista porque:


1) Te estás juzgando a ti mismo como malo o incorrecto por seguir necesitando el algo (“soy una tonta por seguir en esta relación pero no sé qué haría sin él”, “me estoy volviendo loca con esta falta de tiempo pero no puedo dejar a mis hijos solos”, “soy un fracasado por no tener dinero pero no logro conseguir trabajo”);


2) Estás tratando de sacar el algo de tu vida sin haber aprendido la lección, sin haber sanado la herida o sin haber reconocido el regalo y la contribución que ese algo ha sido para ti (“esta relación es muy tóxica pero me ha enseñado el miedo que tengo al abandono”, “estoy harta de no tener tiempo para mí pero gracias a esto veo que mis hijos están listos para ser más independientes”, “es horrible no tener dinero pero ahora veo que tengo que empezar a ahorrar y a buscar nuevas fuentes de ingreso”);


3) Te estás enfocando en lo que no quieres (la falta de tiempo, la relación tóxica, la carencia) en vez de enfocarte en lo que sí quieres (el tiempo y el espacio, la sanación de tus heridas, la abundancia). Al no ver, sentir y percibir claramente lo que quieres elegir, inconscientemente, sigues eligiendo lo que no quieres una y otra vez; y


4) Estás en una lucha constante contigo mismo, creyendo que ya deberías estar siendo, haciendo, eligiendo o teniendo algo diferente (“ya debería de haberlo mandado al carajo”, “ya tendría que dejar que mis hijos lo hagan solos”, “ya tendría que tener un patrimonio propio), en vez de amar, agradecer y permitir este momento de tu vida y esta versión de t i mismo.


Aquí es donde entran la renuncia a soltar y el asentimiento.



Lo que sea que hayas agarrado y que no estás pudiendo dejar ir (la relación, los hijos, el dinero), míralo, míralo frente a ti y déjalo estar, déjalo ser lo que es, tal como es ahora ahí frente a ti.

Ahora mírate a ti mismo en relación a ese algo. La pareja tóxica, la madre sobreprotectora, la persona carente que eres ahora, mírate y déjate ser tal como eres en este momento.


Siente. Siéntelo todo en tu cuerpo y respira profundo. Quédate ahí un minuto.


Ahora vuelve a mirar todo eso que no puedes dejar ir y dile en voz alta: “Yo te elegí. Todo fue necesario. Sí a todo tal como fue. Sí a todo tal como es ahora.”


Siente. Siéntelo todo en tu cuerpo y respira profundo. Quédate ahí un minuto.

Ahora mírate a ti mismo tal como eres ahora en relación a ese algo y di para ti mismo en voz alta: “Sí, yo estoy eligiendo ser, hacer o tener esto. Sí, así es ahora y para mí está bien.”


Siente. Siéntelo todo en tu cuerpo y respira profundo. Eso que sientes es el verdadero dejar ir, el verdadero soltar: cuando puedes entender y sentir que todo lo que eres y lo que estás eligiendo ahora, por mucho que pese, es lo que necesitas en este momento para acercarte un poco más a la siguiente mejor versión de ti.


Respira esa ligereza, esa libertad, llénate de ese inmenso espacio que acabas de hacer y ahora sí, desde el fondo de tu ser pregúntate:


¿Qué puedo elegir ahora, que nunca antes he elegido, que me permita ser, hacer o tener lo que realmente quiero?

¿A qué partes de mí o de mi vida puedo decirles “sí” ahora con total permisión y gratitud?

¿Qué o quién puedo ser ahora que no tengo que obligarme a soltar?

¿Qué mágicas y maravillosas posibilidades pueden abrirse para mí ahora que sé y siento con total claridad que todo lo que quiero está listo para llegar a mí en cuanto yo esté listo para elegirlo?


Déjame tus comentarios y ayúdame a compartir la luz y la consciencia.


Si crees aún necesitas ayuda para soltar o desapegarte de alguien en particular, los Procesos para desengancharte de otro, aprender a estar contigo, vivir por ti y para ti y el taller pre-grabado El camino de regreso te pueden ayudar enormemente.

1738 visualizaciones5 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo