Ella... dejo ir


Ella dejó ir. Sin un solo pensamiento o palabra, dejó ir, así nada más. Fue ayer, de hecho...

Dejó ir el miedo. Dejó ir los juicios. Dejó ir las necesidades, así, de un momento a otro. Conforme soltaba llegó la confianza. Llegó la permisión. Llegó la sensación de estar plena.

Ella dejó ir la multitud de voces, opiniones, consejos y advertencias que daban vueltas en su cabeza. Mientras soltaba, llegó el silencio a su mente y su energía.

Ella dejó ir todas las indecisiones y dudas que la habitaban y mientras soltaba, llegaron de la mano la certeza y la convicción de quién era ella.

Dejó ir todas las razones correctas y también las equivocadas mientras llegaba la paz de poder aceptar que no sabía ni entendía nada.

Total y completamente, sin prisa y sin preocupación alguna, sólo dejó ir y se dejó llegar, así de repente, de la nada, por nada y para nadie, llegó, se soltó de sus brazos y regresó a ella.

No le pidió consejo a nadie, no consultó su oráculo ni llamó a su terapeuta. No leyó ningún libro sobre cómo dejar ir, no trabajó nada, ni respiró, ni meditó. No pidió ayuda a los ángeles ni pidió un instante santo. Sólo dejó ir.

Ella dejó ir todas las memorias, recuerdos y patrones que la frenaban y a la vez la empujaban a volver a lo mismo. Mientras soltaba, sintió que llegaba la vida a hacerle espacio para un futuro diferente.

Dejó ir toda la ansiedad y el exceso de dopamina que le impedían ir hacia delante. En ese dejar ir, llegaron la calma y la serotonina que le dijeron que era bueno, que era seguro y que era necesario estar ahí.

En un instante dejó ir todos los planes, los cálculos, las conclusiones y las proyecciones sobre cómo ser, hacer y decir lo correcto. Así también, en un instante, llegaron las posibilidades, la magia y las bendiciones de saber que la simple existencia de ese momento era todo lo correcto que necesitaba.

No se prometió ni le prometió a nadie que dejaría ir. No escribió en su blog sobre ello, no programó la fecha en el calendario, no hizo ni pensó jamás hacer un video en vivo sobre eso, sólo dejó ir. En ese dejar ir llegó el final feliz de un libro escrito por ella y un ángel que la ayudaría a terminarlo.

Tampoco analizó nunca si debía dejar ir o no, no le preguntó a nadie lo que debía hacer, no siguió ningún paso ni hizo ningún taller, no se metió a buscar a youtube ningún video al respecto, no hizo Ho’oponopono ni le pidió a su socia que le hiciera una limpia.

No pronunció palabra a nadie, ni siquiera a sí misma. Sólo dejó ir. Dejó ir los restos que quedaban de la que ella había sido, mientras dejaba llegar las partes luminosas de aquella que sería a continuación.

No había más que una persona frente a ella cuando esto sucedió, y él tampoco se dio cuenta de inmediato, hasta que se dio cuenta…Como una pluma que es soplada al viento, ella sólo dejó ir.

No hubo esfuerzo. No hubo lucha interna ni externa. No era bueno ni malo. Era lo que era y estaba bien, estaba perfecto para ella.

En ese espacio de dejar ir, ella permitió que todo fuera, así, tal como estaba siendo.

Una gran sonrisa se dibujó en su cara, la brisa sopló sobre y a través de ella. Abrazó fuerte al ángel que le había abierto el corazón y al soltarlo, llegó la vida a su cuerpo y se abrazó fuerte de ella.

En un abrazo, ella dejó ir todo lo que había sido, vivido y sentido, así, sin más y porque sí, porque así lo quiso la vida. En ese dejar ir, quien realmente era ella, con todo el amor que tiene para dar, llegó de inmediato y se quedó a vivir ahí dentro mientras le decía al oído: “ahora sí, víctima nunca más”...

Muy pronto un nuevo ebook: "Víctima nunca más. Cómo superar la adicción y la codependencia para recuperar tu poder". No dejes de estar pendiente.

#dejarir #bienestar #empoderamiento #emociones #autoconfianza #perdón #motivación

888 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo