MI DEFINICIÓN DE ABUNDANCIA


¿Qué formas de abundancia no estás reconociendo bajo la creencia de que la abundancia depende del dinero?

 

¿Qué es la abundancia?

Para poder hablar de qué es la abundancia desde la perspectiva metafísica o espiritual tenemos que irnos un poco más profundo, tenemos que hablar de Dios.

Para mí, Dios es todo lo que existe y fuera de Dios no hay nada, absolutamente nada, ni siquiera tú. Si fuera de Dios no hay nada, el dinero está incluido en Dios, Dios es el dinero y el dinero es Dios, la abundancia es Dios.

Partiendo de esta base, ¿qué sería la abundancia? Para mi, la abundancia es tener mucho de Dios, y si yo soy Dios, ser abundante significa tener mucho de mí, de todo lo que yo soy realmente en Dios.

Yo soy luz, yo soy paz, yo soy amor, yo soy creatividad, yo soy pasión, yo soy alegría…todo eso puedo tenerlo o no tenerlo como experiencia física en mi vida, puedo estarlo encarnando o no. Cuando no estoy encarnando todas esas energías, lo que sucede es que no estoy teniendo mucho de mi. ¿Cuántas veces has sentido que no tienes salud, o dinero, o tiempo o pareja?

Cuando tenemos problemas, nos olvidamos de nosotros mismos, de lo que somos en Dios; nos olvidamos de esa paz, de ese poder divino, de esa creatividad. Nos vamos perdiendo a nosotros mismos y nos vamos volviendo carentes porque dejamos de tener mucho de nosotros, de lo que Dios quieres ser y experimentar a través de nosotros.

Dios no puede quitarse nada a sí mismo o hacerse carente a sí mismo, pero cuando experimento carencia, lo que sucede es que me estoy olvidando de quién y qué es Dios, y al olvidarme de Dios, que es todo lo que existe y por tanto es uno conmigo, me estoy olvidando de mi, de qué y quién soy yo, y estoy dejando de tener mucho de mi.

¿Qué es la prosperidad?

Entonces, Dios es todo lo que existe. Ser abundante es tener mucho de Dios. ¿Qué sería entonces la prosperidad? La prosperidad, desde esta perspectiva, significa hacer prosperar o hacer que lo mucho que soy y que tengo de mi, crezca y genere frutos en mi vida y en las vidas de los demás.

Si yo tengo mucha creatividad, soy próspera cuando uso esa creatividad para hacer crecer la expresión de mi ser, para hacer que mi ser genere nuevas cosas y posibilidades (frutos) en mi mundo y en el mundo. Si yo soy muy alegre, soy próspero en el momento en que comparto mi alegría con los que me rodean.

No puedes prosperar solo, no puedes hacer que las cosas prosperen solo para ti. Eres próspero en la medida en que generas frutos para compartirlos con el otro y los frutos son todo lo que tú eres (creativo, alegre, generoso, simpático), y cuando compartes tus frutos, empiezas a tener más de ti. Siempre que das a otros, haces crecer o prosperar lo que hay en ti y el universo te lo devuelve por la sencilla razón de que Dios es todo lo que existe y fuera de Él no hay nada, ni tú ni el otro al que le estás dando, están excluidos de Dios, por tanto, siempre que das a otro, te estás dando a ti mismo. Entonces prosperar es hacer crecer y permitir que todo lo que tengo de mí y de Dios, crezca y dé frutos en mi vida y en las vidas de los que me rodean.

¿Qué es esta página? ¿Qué es Encuentro Sagrado?

Es mi personal forma de prosperar, es mi forma de darle al mundo lo mucho que yo tengo de Dios. Yo no tengo poco de Dios, tengo mucho, igual que todos los demás, pero mi forma de darlo al mundo es a través de publicar mensajes y afirmaciones positivos todos los días en una página de Facebook y de tratar de compartir los conocimientos e inspiraciones que a mí me llegan, porque sé que si los comparto no sólo crecen para mí, se multiplican, primero, porque la gente los recibe y me retribuye con sus preguntas, comentarios y opiniones, segundo, porque todo lo que quieras generar para ti mismo, debes generarlo primero para otros.

Si yo quiero aprender sobre abundancia y generar abundancia, tengo que enseñar la abundancia, tengo que generar abundancia para otros, pero no porque yo sea maestra en la abundancia o porque sea millonaria, sino porque en la medida que doy, recibo, en la medida en que enseño, aprendo.

Quienes se dedican a la enseñanza de cualquier tipo, sabrán a qué me refiero, el maestro nunca es maestro, siempre es el principal alumno. El maestro siempre está aprendiendo y un buen maestro busca que sus alumnos lo superen. Así que yo hablo y escribo sobre abundancia para aprender de ti, para ver de qué formas tú me vas a ayudar a crecer a mi.

¿Qué es el dinero?

Hablemos ahora del elemento más divertido de todo esto que gira alrededor de la abundancia. ¿Qué es el dinero? ¿Qué es el dinero para ti?

Siempre que hago esta pregunta, alguien me contesta “el dinero es energía”. Si el dinero es energía y la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma, entonces tenemos que ser conscientes de que la energía del dinero no se ha transformado y no se va a transformar hasta que elijamos percibir al dinero desde una nueva perspectiva. Mientras más carencias tienes, mientras más deudas tienes, mientras más conflictos has vivido con el dinero, más negativa es tu percepción del dinero, porque a través de percibir negativamente al dinero te estás comprobando a ti mismo que el dinero es malo.

Si el dinero es la raíz de todos los males, por lógica no vas a querer tener dinero (para no tener ningún mal), así que para probarte a ti mismo que el dinero es la raíz de todos los males, creas situaciones de carencia, de insuficiencia, de deuda y de limitación que te permiten culpar al dinero de todos tus males.

Déjame cambiar ahora tu percepción del dinero: Desde el enfoque que venimos manejando donde Dios es todo lo que existe y fuera de Él no hay nada, ni siquiera el dinero, entonces el dinero (junto con el sexo) es el instrumento que Dios utiliza para darse y recibirse a sí mismo en el plano material.

Si el dinero es energía, si todo lo que existe está compuesto de energía y la energía que todo lo forma es la energía de Dios, entonces el dinero es la energía de Dios.

Si todo lo que existe es energía, y el dinero es energía, entonces todo lo que existe es dinero. Todo lo que existe en el universo está buscando ser una contribución para ti, incluso económica, y la razón por la que no estamos recibiendo dinero por todos lados, es porque no lo creemos posible. Pero…¿y si fuera posible? ¿y si Dios realmente quiere darse más de sí mismo a sí mismo, a través de ti? ¿Cuánto dinero estás dejando de pedir y recibir bajo tu necedad de creer que Dios y el dinero son cosas diferentes?

 

Tu abundancia no depende del dinero, depende de que elijas ser todo lo que eres, de que te permitas tenerlo todo de ti y de que permitas que Dios se de más de sí mismo, a sí mismo, a través de ti y de la maravillosa experiencia que es tu vida.

Si el dinero no fuera el problema ¿qué estarías eligiendo? ¿Qué tan feliz tienes que ser para permitirte tener todo el dinero y la abundancia que realmente eres?

#abundancia #espiritualidad

1126 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo