¿QUÉ ES LA LEY DE LA ATRACCIÓN Y CÓMO FUNCIONA?


¿Qué estás creyendo que es la ley de la atracción que realmente no es?

En los últimos años se ha hablado mucho sobre la ley de la atracción, el secreto y los procesos de manifestación, y casi todos los autores que han escrito o hablado sobre el tema nos dicen que para atraer a nuestra vida todo lo que queremos, tenemos que visualizar, concentrarnos, pensar positivo, decretar, afirmar que lo que quieres ya es tuyo, agradecerlo de antemano y, en general, hay que hacer un gran esfuerzo mental, emocional y energético para mantener nuestra atención enfocada en cada una de las cosas que queremos.

 

Lo que casi nadie explica es que la ley de la atracción no se trata de atraer o manifestar cosas, personas o situaciones, sino de atraer energías. Déjame explicarme:

• Todo lo que existe está hecho de energía. La materia es energía condensada y, dentro de la materia, hay distintos niveles de condensación, de manera que la condensación de energía de una nube, es distinta a la de un hielo y a la del agua en general; la energía es la misma, pero vibra, se mueve y se comporta de distintas maneras en cada estado del agua. Lo mismo sucede con el resto de la energía y de la materia, cada cosa, persona, lugar y situación vibra en un nivel de energía diferente. Tu cuerpo y el material de un billete están compuestos de la misma energía, pero la vibración del billete y la de tu cuerpo son, o parecen ser, completamente distintos.

• Todo lo que existe, toda la materia (incluyendo tu cuerpo), fue creada para que tú puedas tener la experiencia física de eso, es decir, que puedas ver, oler, escuchar, sentir y saborear la parte material de la creación. Sin embargo, la materia es consecuencia de algo más, la materia es el resultado de una vibración o energía previa y toda la energía es consciente, es decir, está cargada de información sobre sí misma y sobre aquello que le rodea.

• Si todo lo que existe está hecho de energía y toda la energía es consciencia, entonces, todo lo que existe está consciente en mayor o menor grado y, es gracias a esas diferencias en la consciencia o la vibración de las cosas, que el universo (a través de la ley de la atracción y la ley de los opuestos) puede agrupar o separar lo que es de vibración similar de lo que no lo es.

• Ahora bien, en el universo existen sólo dos vibraciones: el amor y el miedo o la luz y la oscuridad. De estas dos vibraciones o frecuencias derivan todas las demás energías que tú conoces como emociones (paz, alegría, gozo, compasión, o enojo, celos, frustración, venganza) y pensamientos o juicios (bueno y malo, correcto o incorrecto, lejos y cerca, arriba y abajo).

• Las emociones y pensamientos que eliges en cada momento, determinan tu vibración o frecuencia, lo que significa que estás vibrando (sintiendo, pensando, hablando y actuando) en amor o estás vibrando en miedo, y la frecuencia en la que vibras es una demostración de lo que estás eligiendo ser en cada momento. Cuando eliges ser amor y vibrar en esa frecuencia, sientes alegría, piensas en aquello que te gusta, hablas de todo lo bueno que hay en tu vida y actúas demostrando afecto, abundancia o generosidad ante todo lo que te rodea. Por el contrario, cuando eliges ser y vibrar en el miedo, piensas en lo que no tienes o no quieres, sientes que nada es suficiente, hablas de tus problemas y actúas como si el mundo entero estuviera en tu contra.

• Dependiendo de la vibración que estés eligiendo ser, es decir, dependiendo de lo que estés eligiendo pensar y sentir en cada momento, el universo te ayudará a crear las situaciones necesarias para que puedas experimentarte siendo eso (amor o miedo, luz u oscuridad, carencia o abundancia). Si eliges la vibración de la abundancia, el universo te dará la experiencia de ser abundante y quizá empieces a recibir dinero inesperado, se presentarán nuevas oportunidades de trabajo, quizá encuentres nuevas alternativas para pagar tus deudas y empezarás a sentirte más en paz con tu situación económica. Si, por el contrario, eliges vibrar en la carencia, tu dinero empezará a terminarse más rápido, podrías enfrentar problemas en tu trabajo y mucha ansiedad o inseguridad respecto al futuro.

Con todo esto quiero que te des cuenta de que todas las cosas, personas y situaciones que hay en tu vida y en el mundo, fueron antes una vibración, una idea o energía; todo empieza como una energía que vibra en cierta frecuencia y esa energía se condensa y toma la forma de todas las cosas y circunstancias materiales necesarias para ser lo que es (amor o miedo) en el plano físico, y es a través de la ley de la atracción que esa energía (ahora convertida en una cosa, persona o lugar) se une a otras energías que vibren en la misma frecuencia.

¿Te ha pasado o conoces a alguien que siempre atrae el mismo tipo de pareja, por tóxica que sea la relación? ¿Has escuchado la frase “dinero llama dinero”? En ambos casos, el punto clave o lo que yo llamo el “punto de atracción”, es la vibración que cada quien elige ser. Atraes parejas infieles porque en algún nivel estás eligiendo ser o vibrar en el miedo a ser engañado o abandonado y el universo te acomoda con todas las cosas, personas y situaciones necesarias para que tú te experimentes siendo (y manifestando) ese miedo.

En el caso del dinero, la frase no se refiere a que un billete atraiga a otro, sino a que, cuando alguien tiene dinero, es porque está siendo la vibración de la abundancia y lo que eres o vibras, lo atraes, lo llamas a tu vida para experimentarlo de todas las formas posibles.

 

Entender y aplicar la ley de la atracción desde este enfoque es mucho más fácil y divertido porque, si la ley de la atracción se trata de atraer energías o vibraciones similares a las que tú eliges ser, en vez de pasar horas visualizando, decretando y concentrándote en cada una de las cosas, personas o situaciones que quieres atraer, basta con que te enfoques en una sola cosa: en SER la energía o vibración que te permita atraer a tu vida todo lo que quieres con total facilidad, gozo y sincronía. Elige qué quieres ser, en qué energía quieres vibrar (amor, abundancia, libertad, creatividad, paz, salud) y permite que cada uno de tus pensamientos, emociones, palabras y acciones surjan de esa vibración y, con el paso de los días, te encontrarás atrayendo a tu vida situaciones, cosas y personas que jamás imaginaste posibles.

En el siguiente blog hablaré sobre cómo aplicar la ley de la atracción en tu vida pasó a paso. Por el momento, te reto a que elijas una energía o vibración como la abundancia; permítete sentir esa energía aquí y ahora; durante las próximas 48 horas enfócate en vibrar ahí todo el tiempo, y cuéntame qué experiencias maravillosas empiezan a aparecer en tu vida.

#abundancia #espiritualidad

1664 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo